El pasado 18 de mayo, cuando la Comunidad de Madrid se encontraba en la Fase 0’5, volvieron a abrirse las puertas de las parroquias de Sanchinarro, Las Tablas y Montecarmelo, retomando las misas con público pero con un tercio del aforo. Desde hacía varias semanas se estaban preparando para ello, con el fin de evitar aglomeraciones, garantizar las distancias de seguridad, organizar a los voluntarios y aumentar el número de celebraciones, tal y como se les había informado desde la Conferencia Episcopal. Hemos acudido a la parroquia Divino Salvador de Montecarmelo, donde el Padre Chema nos cuenta cómo se está llevando a cabo esta vuelta.

“Las medidas son las que ha marcado la Diócesis con Sanidad. Contamos la gente que entra por el aforo, guardamos las distancias, todos con mascarilla, se lavan las manos con el producto hidrogel, limpiamos después de cada Misa con un desinfectante los bancos y todas las semanas viene una empresa que limpia y desinfecta la Iglesia”.

¿Cómo está resultando la asistencia?
“La asistencia, transcurridas dos semanas, está siendo bastante regular en el sentido de que me más o menos concretamos el aforo de 90 personas en la misa de 10:30 y en la misa de 11:45 y en la de las 13 horas unas 70 personas. Por lo demás bien porque la gente sigue teniendo prudencia por la cantidad de niños que tiene está parroquia. Si superáramos el aforo, en las misas de 11:45 y 13 horas, tenemos preparada la sala de Nuestra señora de Guadalupe para otras 90 personas, con todos los sistemas de seguridad y de limpieza y con las distancias adecuadas. Los días de labor estamos recibiendo a unas 40/45 personas en la mañana y en la tarde unas 50 personas aproximadamente y tenemos capacidad para cumplir con un tercio del aforo entre 90 y 100 personas. Además, seguimos retransmitiendo la misa de las 13 horas por la página web de la parroquia www.parroquiadivinosalvador.org”.