Taiko Sushi Bar es un negocio familiar que abrió sus puertas en Montecarmelo en 2011. Esta nueva propuesta de cocina japonesa, -en la que la calidad de sus materias primas y productos elaborados se combinan con los platos más tradicionales-, ha sido un referente no solo en Montecarmelo sino en la zona norte de Madrid. Hablamos con Silvia, gerente del restaurante.

“Desgraciadamente y por culpa de esta pandemia, tuvimos que cerrar las puertas del restaurante el pasado 14 de marzo, y poner a nuestros empleados en ERTE. De la noche a la mañana ves como todas tus ilusiones se rompen de golpe. Conforme se fueron flexibilizando las medidas abrimos con bastante precaución a mitad del Estado de Alarma, sacando a cuatro empleados del ERTE, para lanzarnos al servicio a domicilio”.

¿Tuvo respuesta de la gente la iniciativa?
“A pesar de nuestras dudas, tuvimos muy buena respuesta de los clientes que nos llamaban desde sus domicilios. Aunque no estamos orientados a servir íntegramente a domicilio, nos adaptamos a las nuevas circunstancias para hacer llegar nuestros platos a nuestros clientes. Sin embargo, tuvimos dificultades para obtener materias primas y sobre todo pescado ya que la mayoría de nuestros proveedores estaban cerrados o sin stock. Afortunadamente teníamos un stock propio para aguantar dos semanas de consumo habitual y tras varios viajes a Mercamadrid conseguimos regularizar la situación”.

¿Qué medidas habéis tomado para poder abrir en Fase 1?
“La normativa sanitaria, a veces no muy concreta, la hemos completado según nuestro criterio buscando la mayor protección sanitaria tanto para clientes como para empleado. Hemos tenido dificultad de obtener guantes mascarillas y geles desinfectantes por lo que recurrimos a comprar en el extranjero”.

¿Qué sentiste al ver que la gente volvía a su restaurante?
“Emoción, gratitud, alegría, algo de tristeza porque son muchos los clientes habituales que han venido y no poderles abrazar me apena. Comenzamos a andar poco a poco de nuevo. Montecarmelo ha apostado por sus comercios de barrio desde el minuto cero y solo tenemos palabras de agradecimiento”.