Desde que cerrara sus puertas el pasado 16 de noviembre, poco se ha sabido del futuro del Centro Juvenil de Montecarmelo. El ruido de los chavales del barrio ha dado paso al silencio más absoluto, – y no solo de sus anteriores usuarios sino por la Junta de Distrito que no aclara su futuro-, así como a un completo abandono de las instalaciones.

Tras la finalización del contrato de la empresa que se encargaba de llevar a cabo las actividades para los más jóvenes, y que tuvieron gran aceptación en el barrio, la Junta del Distrito de Fuencarral-El Pardo decidió no renovar. Desde entonces el centro permanece cerrado a cal y canto. ¡Una pena!