El pasado 16 de junio los alumnos de 2º de Bachillerato de Madrid volvieron a las aulas. Dispuestos a encarar la recta final del curso con las miras puestas en la EvAU, -que este año se ha celebrado los días 5, 6 y 7 de julio-, los estudiantes devolvieron la vida a los centros escolares, cerrados durante tres meses. Hablamos con el director del Colegio Santa María la Blanca de Montecarmelo, Carlos Amador, para saber cómo ha sido esa vuelta y cómo se han organizado durante la pandemia.

“A primeros de marzo uno de nuestros docentes enfermó por coronavirus y tuvimos que reaccionar con rapidez y determinación. Desde ese momento cambiamos hábitos en el día a día del colegio y comenzamos a organizar un nuevo contexto de aprendizaje, antes de que la Consejería de Educación informara del cierre de los colegios. Así es como empezó el programa Tu cole en casa”. Un programa que ha sido especialmente acertado, entre otros, para los alumnos de Bachillerato, al personalizar el aprendizaje tomando como punto de partida sus habilidades, motivaciones y conocimientos, fomentando las relaciones significativas como motor del aprendizaje.

“Se han elaborado sites, intensificado el uso de Classroom, videollamadas, etc., lo cual ha favorecido tanto la planificación del trabajo como la comunicación continua entre docente y alumno. El desarrollo de la autonomía, que tanto trabajamos en el colegio, ha sido de gran ayuda para todos, y los alumnos han sido capaces de seguir avanzando en un contexto totalmente diferente”.

• ¿Cómo ha sido la vuelta a las aulas de esos alumnos?
“Los alumnos del último curso han apurado estos días las horas para ir a los exámenes de la EvAU. Han sido semanas complejas, pero alumnos y docentes han recogido frutos de lo mucho que han ido sembrando en los últimos años: capacidad de trabajo, capacidad de adaptación, voluntad, trabajo en equipo, autonomía, etc. Se ha hecho realidad gracias al alto nivel de implicación de toda la comunidad educativa. Es cierto que no hemos podido cerrar una etapa como es la de finalización de los estudios de la etapa escolar, de unos alumnos que empezaron con nosotros en 1º de primaria y a los hemos acompañado en los distintos hitos importantes como son la Primera Comunión, el final de etapa de Primaria y de la ESO, la Confirmación y su entrada en la “edad adulta escolar” en Bachillerato. A este acompañamiento junto a sus familias le ha faltado la “guinda” de una despedida personal- de tú a tú- en la que pudiéramos pasar un rato de encuentro y de recuerdo de vivencias y experiencias inolvidables, a través de la tradicional y entrañable Fiesta de la Graduación. Algo tenemos que hacer con esta “nueva generación de jóvenes” para darles el testigo de su compromiso social con una sociedad que les ha ayudado a crecer y formarse para entrar en la Universidad con el horizonte puesto en transformar el mundo para hacerlo mejor y más justo. Confiamos en su buen hacer y que su esfuerzo y trabajo estos meses se vea recompensado con una justa calificación. Recordar que vuestro futuro está en vosotros”.