Llevan trabajando sin d e s c a n s o ayudando a la población más vulnerable durante la pandemia desde el pasado 1 de abril, fecha en la que nació Turismo Solidario 2020, -formado por la unión de asociaciones, empresas y profesionales del sector del turismo y la hostelería-. Estas navidades lanzaban la campaña “Mi regalo de Reyes, su sonrisa” a favor de los residentes del Albergue Santa María de la Paz de Sanchinarro. Hablamos con Estefanía Macías, -presidenta de Turismo Solidario 2020 y gobernanta de profesión-, para conocer más de cerca esta campaña que tan buena acogida ha tenido entre los madrileños.

“La campaña ha consistido en regalar a cada residente unos pantalones vaqueros, algo necesario en su día a día y de lo que algunos carecen. La difusión de la campaña gracias a nuestro equipo de marketing, voluntarios socios y directiva ha sido excepcional, impactando y llegando al corazón de la gente, cuya respuesta ha sido muy buena, al ser distinta y especial en la que no pedíamos algo costoso o difícil de conseguir”.

¿Cómo surge destinarla al Albergue Santa María de la Paz?
“Tras responder a la necesidad alimentaria debido a la emergencia sanitaria de la pandemia, en noviembre nos planteamos hacer una campaña navideña. Hablé con Alberto Serrano, concejal de Hortaleza, y le trasladé que queríamos conseguir que alguna residencia tuviese unos Reyes especiales, y ser su puente y su voz de difusión para lograrlo. Al día siguiente visitamos el Centro Santa María de la Paz y nació “Mi regalo de Reyes, su sonrisa”, porque nuestra finalidad es la felicidad de sus 100 residentes”.

¿Qué le llamó la atención del centro?
“Nada más entrar impactan sus exteriores, sus grandes y cuidadas zonas ajardinadas, la paz que se respira, el orden y la limpieza de su interior, que como gobernanta de profesión es algo en lo que inevitablemente me fijo. Pero lo que más impacta es que son los residentes los que consiguen este resultado, ellos cuidan su jardín, biblioteca y zonas de descanso, ¡hasta se hacen su cama! Te saludan con una sonrisa y una amabilidad que deja huella. Esto solo tiene un porque: son felices allí, es como una gran familia viviendo en una gran casa. Hay un gran equipo detrás que hace que esto sea posible y su labor merece ser conocida y reconocida”.

¿Qué le está aportando Turismo Solidario 2020?
“Una iniciativa tan bonita y con tal inesperada repercusión te aporta valores extraordinarios como persona o refuerza los que ya tenías. Lo que más me ha llenado es la satisfacción y la gratitud de rodearme de un gran equipo de personas, con un corazón enorme, que ha ido creciendo y sigue activo ocho meses después de empezar. Tanto Directiva, como socios y nuestro gran grupo de voluntarios constantes e incansables, son orgullo y sello de Turismo Solidario 2020. Es un honor representarles, cuya unión es única y sin precedentes: asociaciones que representan a todas las profesiones del sector así como empresas”.

¿Seguiréis apoyando a los que más lo necesiten en 2021?
“Sin duda. Turismo Solidario 2020 ha nacido para ayudar a quien nos necesite. Si hemos sido capaces de dar 260 mil menús solidarios con voluntarios del sector y la solidaridad de empresas entre otros, somos capaces de mucho más. Ahora iniciamos una nueva etapa de “formación” debido al gran potencial profesional que hay, ofreciendo cursos para formar al que lo necesite o se haya quedado atrás en esta difícil e histórica situación. También queremos construir iniciativas para ayudar a nuestro propio sector y reactivarlo, ya que turismo-hostelería ha sido el sector más castigado con la pandemia, pero con nuestro lema “la solidaridad se contagia” no nos hemos quedado parados sino que nos hemos unido para ayudar a los demás. ¡Siempre habrá alguien en peor situación y la unión suma y consigue más! Varias asociaciones se han puesto en contacto con nosotros para colaborar en proyectos solidarios, -que una vez definidos se pondrán en nuestra Web-, y animamos a otras a participar en ellos. Se duerme mejor sabiendo que has hecho algo bonito para ayudar a quien lo necesitaba”.