Inicio Protagonistas Irene López

Irene López

130
0

Hace seis meses que la futbolista Irene López anunció que dejaba el deporte que tantos triunfos le dio para dedicarse a ella y cuidar su salud mental. Hace escasos días visitó al que fuera su club de la infancia, la Asociación Deportiva Oña Sanchinarro, para dar una charla, “De la tierra al oro” a estas jóvenes promesas del fútbol.

–  Lo primero de todo, ¿Cómo te encuentras?

– “Pues estoy muy bien, tranquila, feliz, trabajando en mí, con nuevos proyectos que me ilusionan”.

– Seis meses después de tu decisión, ¿te reafirmas en que era el momento de tomarla?

– “Si, ahora más que nunca, que las cosas me van bien. Cuando estas sumergidas en la incertidumbre como me toco en su día, te planteas más cosas, pero yo ya no disfrutaba con el fútbol, era más un lastre que algo que me hiciese bien”.

– ¿Qué es has estado haciendo estos meses?

– “He hecho un curso de diseño gráfico y otro de tatuadora. Actualmente me encuentro estudiando y sumergida en un proyecto para ayudar a futbolistas, entrenadores y gente que quiera empaparse de este sector, haciendo mucho hincapié en la educación emocional de los deportistas”. 

– Desde entonces, ¿has notado que algo empieza a cambiar en el mundo deportivo que te rodeaba?

– “La noticia corrió como la pólvora, algo que a mí me sorprendió, no pensé que iba a tener tal impacto, y mucho menos que las personas me escribieran compartiendo sus experiencias y agradeciéndome haberlo normalizado. Creo que las cosas están cambiando cuando los propios sindicatos se han puesto manos a la obra con algún plan de prevención, que seguro estaremos por ver”.

– ¿Qué cosas habría que cambiar para que futuras futbolistas o deportistas no pasen por lo mismo?

– “Pues como en todo creo que la base es la educación, que la primera vez que sepamos lo que son la ansiedad, depresión, TCA, etc… no sea porque ya lo tenemos en nuestras propias carnes. Falta mucha educación emocional, que creo que es básica para el bienestar con uno mismo”.

– ¿Por qué crees que hay tanto miedo a hablar de salud mental?

– “En el fondo creo que todos en algún momento hemos pensado que era una debilidad, y nos hemos sentido mal con nosotros mismos por padecerlo. Luego te das cuenta de que es algo común, y que la gente se entiende hablando, y que compartiendo estas cosas ayudas a personas que están pasando por algo parecido, supongo que es el sentido de pertenencia, de no está pasando esto solo”.

– ¿Qué has querido transmitir durante tu charla en el Oña Sanchinarro?

– “Pues que al final no olviden la esencia y ese sentimiento con el que vienen a entrenar y jugar, que disfruten del viaje, que es lo único que va a quedar, que los títulos se quedan en anécdotas y que lo importante son las personas que te rodean en esos momentos, que algunas son para toda la vida”.

– ¿Qué recuerdos guardas en tu paso por el club?

– “Recuerdos muy bonitos, era mi momento favorito del día, y ya podía llover o tronar que ese día iba a entrenar sí o sí. Recuerdo también a mis padres diciéndome que me quitara las botas antes de entrar a casa y ponerlo todo perdido, porque antes el campo era de tierra, y han tenido que luchar mucho para que los niños puedan disfrutar de unas instalaciones como las que tienen ahora”. 

– ¿Hacia dónde te gustaría encaminar tus pasos?

– “Pues todavía no me encasillo. Me gustaría hacer cine, pero tampoco quiero desligarme del futbol, porque me ha dado mucho y quiero devolvérselo de alguna forma. Por eso estoy colaborando con el proyecto 7C Sports Talent, un programa de 7 actividades que constituye una corriente deportivo-social para el desarrollo de valores y comportamientos éticos entre los deportistas. Se trata de profesionalizar, con una visión de excelencia, la detección y desarrollo del talento deportivo, así como la gestión y dirección de entidades deportivas públicas y privadas. Este programa se divide en actividades formativas, -donde se ve el curso experto en detección y desarrollo del talento deportivo, curso experto en gestión y dirección de entidades deportivas, curso coaching neuroemocional para deportistas, capacitación y clinics-, así como actividades prácticas a través de un campus deportivo, competición y concentración”.

– ¿Cuál es tu rol y el porqué de la importancia de la formación como elemento fundamental para el acompañamiento y desarrollo de los jugadores?

– “Mi rol dentro del proyecto es el de madrina. Mi experiencia como deportista me permite hacer una transferencia del conocimiento defendiendo valores como el empoderamiento de la mujeres jóvenes, aportando objetivos en materia de salud, física y mental, educación e inclusión social. Además, participo activamente dentro del programa formativo velando por los valores que se representan y desarrollan, tales como el cuidado emocional y físico del deportista atendiendo a aspectos directamente técnicos y otros que podemos encontrar en el llamado entrenamiento invisible. Como he dicho antes creo que la educación es la base de todo, cuanto más conocimiento se tenga sobre una disciplina abarcando todas sus áreas, más piedras se quitaran del camino y será un viaje con muchas más probabilidades de éxito que sin esos conocimientos”.

Texto: N. Arechederra

Fotos: Irene López