Fiel en su empeño de inculcar a sus jugadores valores que van más allá del fútbol, la Agrupación Deportiva Oña Sanchinarro, organizó el pasado mes de diciembre un Torneo Solidario de F-7. La recaudación obtenida, 1152’60€, irá destinada al Albergue Santa María de La Paz del barrio, gestionado por los Hermanos de San Juan de Dios, concretamente al proyecto “Desayunos Solidarios”.

Bajo la frase de Eduardo Galeano “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”, el torneo, -en el que participó la totalidad del club, desde la categoría Babies a Veteranos-, se desarrolló en un ambiente muy familiar, cumpliendo el protocolo de seguridad sanitaria, y no le faltó de nada: desde la presencia de uno de los residentes del albergue en el saque de honor, a actuación musical, villancicos y aguinaldo, y homenaje a los desaparecidos Aritz y Augusto.

“Dentro de toda la ayuda que hemos conseguido con el torneo y de lo implicado que ha estado todo el club, familias incluidas, lo que más me ha gustado es que esa ayuda se quede en un centro de Sanchinarro, como es el Albergue Santa María de la Paz. Somos un club que nos gusta hacer barrio y si es de manera solidaria como en este caso, más. Ha sido emocionante ver la felicidad de uno de los internos al realizar el saque de honor. Pero sobre todo me quedo con poder hacer algo por alguien que te necesita, que vive dos calles más a la izquierda que la tuya, que somos vecinos en una palabra y que es una acción directa que encima tú mismo puedes llevar al centro, y que gracias a todo lo recaudado, podrán tener unos buenos desayunos”, nos comenta Perico Hernández, Presidente del Oña Sanchinarro.

El pasado 3 de enero, una representación del club acudió al albergue para entregar parte de la bollería variada que van a aportar a esos “Desayunos Solidarios”. Tanto el hermano Juan Antonio, como Esther, una de las trabajadoras sociales del albergue no pudieron contener la emoción al recibirlos y solo tuvieron palabras de agradecimiento.

“Hacer este torneo y entregarlo en mano ha sido emocionante. Todo esto ha supuesto reforzar los valores que queremos inculcar a los niños a través del deporte. Iniciativas como esta, permiten y permitirán, que nos acerquemos a la sociedad real y al entorno, y podamos ayudar aportando nuestro pequeño grano de arena en una iniciativa que tanto para nosotros como para el Albergue consideramos muy positiva”, decía Ana Pacheco, Vicepresidenta del club.

¿Hacéis mucho hincapié siempre en fomentar valores a los jugadores?
“Sí. Vivimos en un momento en el que hay que trabajar con los niños y reforzar los valores, tienen que entender que hay gente con necesidades y que juntos podemos hacer mucho. Estamos encantados de haber podido colaborar con ellos y esperamos seguir haciendo iniciativas conjuntas para acercar y dar visibilidad al trabajo que hacen desde el albergue. Como club estamos muy orgullosos de la respuesta que han tenido las familias, los jugadores y de todo el equipo técnico que se involucró y nos ayudó a dar forma a una jornada que a pesar de las medidas sanitarias y de que no nos acompañó el tiempo resultó familia, agradable, divertida y sobre todo muy, muy solidaria. Gracias a Natalia, la directora de Zitus, por ponernos al albergue en nuestro camino, con personas como ella conseguiremos hacer una sociedad y un barrio más cercano, más integrado y mucho más solidario”, concluía Pacheco.