Inicio Montecarmelo Avanzan las obras del Centro Cultural-Biblioteca

Avanzan las obras del Centro Cultural-Biblioteca

1025
0

Poco a poco avanzan las obras del futuro Centro Cultural-Biblioteca de Montecarmelo. Con un presupuesto de 5 millones de euros, las obras arrancaban el pasado mes de abril, tras muchos años de protestas de los vecinos ansiosos de tener este equipamiento, si bien es cierto que su demanda se centraba en una biblioteca.

Sin embargo, fue el propio Ayuntamiento de Madrid el que en septiembre de 2021 daba luz verde al proyecto, eso sí, confirmando lo que era un secreto a voces desde noviembre de 2020, que la biblioteca estaría integrada dentro de un centro cultural. Algo que también ocurre en Sanchinarro.

A primeros del pasado mes de abril comenzaron las obras en la parcela donde irá este nuevo equipamiento, situado en la calle Monasterio de El Escorial esquina con la calle Monasterio de Caaveiro. El arranque de las mismas, después de tantas promesas incumplidas, fue recibido con satisfacción tanto por los vecinos como por las dos asociaciones vecinales del barrio.

Eso sí, el sabor fue algo agridulce por ver que sus intentos de contar con una biblioteca independiente al centro cultural, para así poder dar demanda a casi el 40% de la población juvenil de Montecarmelo, no habían sido considerados ni habían dado sus frutos. Sin embargo, desde el Área de Obras y Equipamientos del Ayuntamiento de Madrid se insistía en que desde el consistorio apuestan por centros culturales más biblioteca, al concebir que la cultura es algo más amplio.

El plazo de construcción del nuevo equipamiento está previsto que sea de 18 meses, es decir, si no hay ningún retraso, -algo que los vecinos no lo tienen tan claro después de los continuos retrasos que están sufriendo las obras del futuro instituto de Montecarmelo-, el centro cultural y la biblioteca podrían abrir sus puertas en octubre de 2023. De momento es habitual ver a diario a los trabajadores en la parcela durante la jornada laboral, algo que no se puede decir lo mismo de las obras del futuro Centro Cultural-Biblioteca de Las Tablas donde, salvo algún que otro artilugio depositado y caseta de obra, desde que se anunció no se ha visto a operario alguno.

CARACTERÍSTICAS

El edificio en construcción tendrá una superficie útil de 2.000m2 y está concebido como “la unión de diferentes volúmenes que alberguen los diferentes espacios y usos interiores”, unos volúmenes que se solaparán unos con otros para dar continuidad al espacio.

Concebido atendiendo a criterios de máxima eficiencia energética y accesibilidad universal, uno de los aspectos por los que destacará el nuevo Centro Cultural-Biblioteca será por sus amplias salas diáfanas y aprovechamiento al máximo reduciendo, por tanto, los espacios muertos.

También se contempla la zonificación de espacios de forma flexible y su organización estratificada en función de las exigencias de ruido y silencio, así como de su funcionalidad o posibilidad de gestión independiente. Otro de los rasgos significativos del edificio será la comunicación entre el interior y el exterior del edificio, eje vertebrador de la solución arquitectónica. Todo ello, junto con la iluminación natural y la permeabilidad que se establecerá entre el interior y el exterior.

HISTORIA

La historia de la construcción de una biblioteca y un centro cultural de Montecarmelo se remonta a 2008 cuando Alberto Ruíz Gallardón, que por aquel entonces era el alcalde de Madrid, anunciaba su construcción, pero por separado, y puesta en parcha en 2012. Algo que nunca llegó producirse. En 2017 era Manuela Carmena, anterior alcaldesa, la que volvió a sacar a la palestra la construcción de de biblioteca, llegando incluso a convocar un concurso para el diseño se la misma, con proyecto ganador incluido. Sin embargo en los años posteriores a su mandato el inicio de las obras nunca llegó a producirse.

Fue en noviembre de 2020, ya con José Luis Martínez-Almeida, cuando la delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, volvía a anunciar su construcción, eso sí, con la variante de que al final no sería una biblioteca independiente sino que iría incluida dentro de un centro cultural.

– “Nos prometieron una biblioteca y un centro cultural y ahora es un 2×1”, nos comentaba enfadada por aquel entonces Alejandra, vecina de Montecarmelo, “¡Con lo necesaria que es una biblioteca en el barrio!”