1. Skip to Main Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Coaching, escuela de vida

ZITUS NUM.:  92 12 Diciembre 2013 Publicado en Novedades
Vivir es sentir, amar, desamar, aprender, trabajar, relacionarse, ganar, perder… La vida es lo mejor que tenemos y a veces sentimos que no la aprovechamos todo lo que quisiéramos.
Durante una sesión de coaching un cliente/coachee me dijo: “siento que estoy posponiendo vivir”. Le pregunté qué significaba eso y respondió: si sé lo que tengo que hacer ¿por qué no lo hago? ¡Cuántas veces colocamos las dificultades en los demás, cuando están en nosotros mismos y tenemos miedo de asumirlo! Los obstáculos internos inspiran más temor que los externos.

Cuando una persona tiene dificultades para alcanzar objetivos retadores, personales o profesionales, cuando la comunicación o las relaciones con los compañeros no están funcionando, quizás necesita un coach. A veces, el proceso se inicia  para clarificar qué es lo que realmente la persona quiere conseguir. Las personas que consiguen sus retos, resuelven sus problemas y mantienen un nivel de relaciones satisfactorio son más felices.

El coaching ayuda a que el cliente aprenda, en lugar de mostrarle lo que tiene que hacer. El coach le ayuda a encontrar sus propias respuestas. Sentirse escuchado sin juicios ni valoraciones permite que la persona se construya a través del lenguaje centrándose en las soluciones y no en los problemas. No es un método nuevo, Sócrates ya lo utilizaba.

El coaching es conversación. El coach formula preguntas poderosas a su cliente que él nunca se había planteado. Cuándo les pregunto ¿para qué no lo haces? muchos no entienden y responden como si hubiera dicho “por qué no lo haces”. Al preguntar ¿por qué?, las respuestas son inmediatas y numerosas, en realidad suelen ser autojustificaciones. Ante algún objetivo importante, pregúntate ¿para qué no lo hago?

A través del coaching la persona consigue un alto nivel de introspección, eleva su nivel de conciencia, detecta sus creencias limitantes y sus fortalezas infrautilizadas. El coaching permite asumir la “ResponsHabilidad” con el objetivo que nos hemos marcado. El coaching es acción, si no hay acción no hay coaching.

La persona debe tener un compromiso real con el objetivo que quiere alcanzar, marcándose metas desde el inicio para medir el grado de avance. Así, el coach va a comprometerse también con el éxito de su cliente y confiará en que tiene potencial para alcanzarlo inclusive, en ocasiones, más de lo que su cliente/coachee alcanza a ver. Si no nos marcamos nuestros propios objetivos, otras personas nos incluyen en los suyos y sentiremos que no tenemos las riendas de nuestra vida.

Si piensas “es lo que hay”, no estás preparado para recibir coaching. Si crees que es mejor arrepentirse de algo que se ha hecho y no de no haberlo ni siquiera intentado, entonces el coaching puede ayudarte como un catalizador.
“No ames lo que eres sino lo que puedes llegar a ser” Miguel de Cervantes
Pepa Rodrigo – Coach Profesional
Socio de International Coach Federation
Colaboradora de Elea Instituto Psicoeducativo
Tel: 685.957.097
Email: CLOAKING
Primera consulta valorativa sin compromiso
  • Banner
  • Banner
  • Banner
  • Banner

  • Banner


  • Banner