1. Skip to Main Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Calle Isabel Clara Eugenia (Sanchinarro)

ZITUS NUM.:  64. POR HOBBES 11 Mayo 2011 Publicado en ¿Por qué no tu calle?

La más querida hija de Felipe II fue la infanta Isabel Clara Eugenia, cuya calle recorre  SANCHINARRO. Fruto del tercer matrimonio del monarca, nació en 1566 en el palacio de Valsaín, Segovia.

Su madre, la princesa francesa Isabel de Valois, tardó poco más de un año en dar a luz a la compañera inseparable de Isabel Clara Eugenia, la infanta Catalina Micaela que, curiosamente, en el callejero del barrio se la recuerda como Infanta; no así a Isabel Clara Eugenia que, pese a su mayor relevancia, se la nombra sin ningún título nobiliario.

64_calleAl morir el príncipe Carlos, primogénito del rey, Isabel Clara Eugenia se convirtió por derecho en heredera del reino, al no impedir la dinastía española de los Austrias el acceso de las mujeres al trono a falta de varón en la descendencia. Sólo se les privaba de alcanzar el título de princesas de Asturias por si su sucesión no llegaba a buen fin. Hasta cuatro príncipes de Asturias fueron nombrados de entre los hijos varones de Felipe II, y fue el nacimiento y pervivencia de Felipe III, hijo de la cuarta esposa del monarca, lo que arrebató la posibilidad a Isabel de poder reinar.

Al morir Isabel de Valois cuando las infantas eran muy pequeñas, se hizo cargo de su educación su tía, la princesa Juana de Austria, ocupando la religión gran parte de su formación. Isabel destacó por el interés en conocer el trabajo y ayudar a su padre. Con 22 años ya le acompañaba en sus viajes convirtiéndose en su mayor confidente, se sentaba junto al trono de su padre como si fuese la reina, escribía las cartas más delicadas o recibía a los embajadores en su ausencia.

Con tales cualidades, se convertía en el mejor “partido” de entre la nobleza europea, y su matrimonio estuvo presente en casi todos los tratados que firma su padre en la época. El rey no encontraba el pretendiente perfecto, por lo que a la muerte sin descendencia de Enrique III de Francia, Enrique de Valois, intentó reclamar la corona francesa para su hija por el linaje de la madre de la infanta. Pero finalmente el primo del rey francés, de dinastía borbónica, alcanzó el disputado trono.

Diez años más tardaría Felipe II en designar a su sobrino, el archiduque Alberto de Austria, como prometido de Isabel, teniendo éste que colgar los hábitos y renunciar al Arzobispado de Toledo, del que hacía cuatro años era titular. Felipe II murió antes de formalizarse el enlace, pero dejó todo preparado: el matrimonio recibiría el traspaso de la soberanía de los Países Bajos, aunque se incluía una cláusula para que, si la infanta y el archiduque no tuviesen descendencia, los territorios volverían a la Corona Española. Y así sucedió puesto que sus tres hijos fallecieron a muy corta edad.

Isabel designaba a su marido siempre en sus cartas con terceros como “su primo”. De igual modo, en el callejero de Sanchinarro, sus calles discurren muy cerca, pero nunca llegan a tocarse. Por el contrario, la calle de Isabel parte en su inicio de la calle de su madre.

  • Banner
  • Banner
  • Banner
  • Banner

  • Banner


  • Banner